Senda Circular: Berzosa-Serrada

 

 

Longitud: 13 Km.
Duración: 3 horas.
Dificultad: baja, camino en buen estado.

Observaciones: Puntos de agua solo en los pueblos. Senda realizable a pie, a caballo o en bicicleta.

El punto de partida y llegada del recorrido se sitúa en el antiguo potro de herrar en la esquina de la Calle Real con la Calle Hontana. Iniciamos nuestra ruta en dirección Calle Camino de Casasola, que iremos bajando, quedando a nuestra derecha la Escuela Infantil y la Residencia y más abajo a nuestra izquierda dejamos las naves artesanales, donde se inicia el camino de tierra que seguimos hasta cruzar el Arroyo de la Fuente o Arroyo Melones. Giramos a la derecha, atravesando las últimas casas hasta la barrera forestal. Llegado este punto podemos observar  una estupenda panorámica, a nuestra espalda, El Pico Picozo (1.392 m.), La Peña El Portillo y el Pico Quiñones.
Tras cruzar la barrera forestal y a unos pocos metros, llegamos al refugio de Casasola, actualmente en desuso, que se encuentra en una explanada entre pinos, a aproximadamente cuatro kilómetros del punto de partida. Este es un buen lugar para hacer un descanso y reponer fuerzas antes de continuar.

Desde aquí, una nueva pista se cruza en nuestro camino y nos dirige hacia la derecha, donde atravesaremos por una zona de pinos resineros y después una zona de bosque de encinas y robles, espinos y rosales silvestres, paraje conocido como “La Dehesa Melones”. Cruzamos el arroyo Melones, con su singular vegetación ribereña y continuamos el camino hasta atravesar otro arroyo, el de los Vallejos. A pocos metros nos encontramos con la barrera forestal que nos indica el final del pinar.

Llegado este punto, divisamos el municipio de Serrada de la Fuente, hacia el que nos dirigimos. En el trayecto atravesaremos un puente y más adelante un zarzo ganadero; desde aquí tomaremos la pista hacia la derecha que va hasta Serrada de la Fuente, de la que nos separa un kilómetro hasta el pueblo, donde podremos descansar y refrescarnos.

Continuamos la marcha caminando por la calle que sale frente al frontón (antiguo camino vecinal de Berzosa a Serrada) cruzamos el puente  del arroyo del pozo de las Pilas y continuamos hasta cruzar por dos zarzos ganaderos que dejaremos cerrados al abandonarlos. Continuamos caminando por detrás del Picadero de Caballos.

Transitamos ahora por un camino estrecho y sombreado, bordeado de chopos, fresnos, rosales silvestres hasta hallarnos ante una gran encina rodeada de canchales, junto a la carretera.
Llegado este punto divisamos Berzosa del Lozoya y el camino comienza a descender hasta el arroyo de Caraserrada. Posteriormente ascenderemos, dejando un abrevadero a nuestra derecha, continuando hasta la caseta del Canal de Isabel II, a partir de la cual marcharemos por el camino de la izquierda hasta llegar al                        Potro de Herrar, principio y fin de nuestra senda.

Fauna: Mamíferos como: corzos, jabalíes, zorros, jinetas, comadrejas, conejos, erizos, visón americano, topo, ratón de campo. Reptiles como: culebra bastarda, víbora hocicuda, salamanquesa, lagarto verdinegro, lagarto ocelado, lagartija serrana, lagartija coliroja; Aves como: águila calzada, águila real, búho real, abejarrucos, carbonero común o cuco.

Ecosistemas: durante el recorrido de la senda nos encontramos con pinares, jarales, pastizales y robledales.

Botánica: romero, brezo, rosal silvestre, zarzamora cardo mariano, cardo corredor, cardo estrellado, azulejo, majuelo, torvisco, corregüela, avena loca, zanahoria silvestre etc.